Pastoral Vocacional

#ConócelosMás En esta sección podrás encontrar semanalmente un testimonio de algunos de nuestros seminaristas, con el fin de que nos conozcas más y podamos compartir contigo cómo ha sido nuestro encuentro con el Señor, nuestra experiencia en su seguimiento y puedas ayudarnos con tu oración.

Hoy presentamos el testimonio de Alan Daniel, Seminarista de #PrimeroDeFilosofía, quien después de haber vivido el Curso Introductorio en Tecaxic, regresa de nuevo a la Casa del Seminario para continuar con muchas ganas esta aventura de seguir al Señor Jesús.

TESTIMONIO DE VIDA

ALAN DANIEL GUADARRAMA CAMPOS

DSC06575

En el proceso de mi vida personal, la historia de mi llamado vocacional inicia a la edad de 9 años en donde inicie como monaguillo en mi parroquia; y el deseo de ser sacerdote apenas comenzaba.

A la edad de los 13 años deje a un lado esa inquietud y me dedique con mis amigos, olvide a Dios, pero fue en ese mismo año donde yo me di cuenta a lo que realmente Dios me estaba llamado.

Quien me ayudo a tomar una decisión más concreta para servir en la Iglesia fue un sacerdote, el Pbro. Gonzalo, quien fue asesinado unos meses después de que yo entre a el Seminario, acontecimiento que me provocó tristeza, pero a la vez ánimo para seguir adelante en mi decisión vocacional.

Fue a la edad de 15 años cuando terminando mi secundaria ingreso al Seminario. Durante mi proceso formativo puedo testimoniar la gran riqueza que el Seminario me ha brindado, durante 4 años y un mes, en todas las áreas formativas (a las que llamamos dimensiones), que me han hecho mejor persona.

Al iniciar mi proceso formativo en el #SeminarioMenor fue para mí cambiar totalmente el estilo de vida, dejar familia y amigos fue difícil, pero al iniciar el curso, en el primer año, a la edad de 15 años, me enfrente a una gran aventura de vida y vocacional, ya que me ayudo a conocer la vida seminaristica de un estudio intenso, una vida de oración y el regalo de la integración comunitaria.

En el Seminario también he aprendido a trabajar mis defectos personales, sobre todo en las crisis vocacionales, especialmente cuando me tocó pasar al #SeminarioMayor, un tiempo de tomar decisiones, tiempo de decir sí a continuar con la formación o agradecer al Seminario y salir a buscar otro proyecto de vida.

En este momento me encuentro comenzando la #EtapaDeFilosofía, viviendo y creciendo en mi vocación y dispuesto a seguir descubriendo cuál es el camino a donde quiere Dios que vaya, donde quiere que yo trabaje y eso lo descubro en la oración y lo seguiré haciendo con la ayuda de Dios y por la intercesión de María Santísima.

Les pido su oración para que Dios nos ayude a perseverar a todos los que estamos en este #CorazónDeLaDiócesis. Dios los bendiga.